English  |  Espa˝ol  |  Franšais  |    |    | 
 
En esta sección
Derecho al desarrollo
Experto Independiente
Buena gestión
Grupo de trabajo
Documentos
La buena gestión de los asuntos públicos
NOVEDADES

Conferencia de las Naciones Unidas sobre Medidas Anticorrupción, Buen Gobierno y Derechos Humanos, (Varsovia, 8-9 de Noviembre de 2006)

La gestión de los asuntos públicoss es el proceso a través del cual las instituciones públicas dirigen los asuntos de interés general, administran los recursos públicos y garantizan la realización de los derechos humanos. La buena gestión de los asuntos públicos logra este resultado esencialmente mediante la eliminación de los abusos y la corrupción, y prestando la debida atención al Estado de derecho. El verdadero criterio que determina si la gestión de los asuntos públicos es "buena" consiste en el grado en que hace realidad las promesas de los derechos humanos: los derechos civiles, culturales, económicos, políticos y sociales. La pregunta esencial es la siguiente: ¿logran las instituciones encargadas de la gestión de los asuntos públicos garantizar eficazmente el derecho a la salud, a la vivienda adecuada, a la alimentación suficiente, a la educación de buena calidad, a la buena administración de justicia y a la seguridad personal?

Labor de la Comisión de Derechos Humanos

El concepto del buen gobierno quedó aclarado por la labor del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos. En su resolución 2000/ 64, la Comisión estableció como atributos esenciales de buen gobierno los siguientes:

  • La transparencia
  • La responsabilidad
  • El carácter consecuente
  • El carácter participativo
  • La sensibilidad a las necesidades y aspiraciones de la población.

La resolución 2000/64 vinculó expresamente el buen gobierno con un entorno propicio, favorable para el goce de los derechos humanos y para "el crecimiento y desarrollo humano sostenible". Al destacar la importancia de la cooperación para el desarrollo a fin de lograr el buen gobierno en países que necesitan aportaciones externas, la resolución reconoció la necesidad de promover enfoques basados en la asociación con respecto a la cooperación internacional para el desarrollo, y la inconveniencia de los enfoques normativos.

Al vincular el buen gobierno con el desarrollo humano sostenible, destacar principios como los de responsabilidad, carácter participativo y disfrute de los derechos humanos, y rechazar los enfoques normativos respecto de la asistencia para el desarrollo, la resolución constituye una ratificación implícita del criterio basado en los derechos respecto del desarrollo.

La Comisión pidió también que el Alto Comisionado invitara a los Estados a dar ejemplos prácticos de las actividades que hubieran sido eficaces para fortalecer las prácticas del buen gobierno, incluidas las realizadas en el marco de la cooperación para el desarrollo. Sus contribuciones se incluirán en una compilación de ideas y prácticas indicativas. Esa labor se inició en el año 2000.

El Informe y la Declaración del Milenio

En su Informe del Milenio, "Nosotros, los pueblos", el Secretario General subrayó que "una mejor gestión de los asuntos públicos significa una mayor participación, con la consiguiente responsabilidad. Por lo tanto, la esfera pública internacional, incluidas las Naciones Unidas, debe abrirse más a la participación activa de muchas entidades cuya contribución es esencial para gestionar el avance de la mundialización. ... En cuanto a las Naciones Unidas, responder a los retos de la mundialización consiste, en último término, en atender a las necesidades de los pueblos. La Carta se escribió en nombre de ellos y hacer realidad sus aspiraciones sigue siendo nuestro objetivo en el siglo XXI."

En la Declaración del Milenio, aprobada por consenso, los Estados Miembros de las Naciones Unidas resolvieron crear en los planos nacional y mundial un entorno propicio al desarrollo y a la eliminación de la pobreza. Declararon que "el logro de esos objetivos depende, entre otras cosas, de la buena gestión de los asuntos públicos en cada país. Depende también de la buena gestión de los asuntos públicos en el plano internacional y de la transparencia de los sistemas financieros, monetarios y comerciales."

 

 
Mapa del sitio  Contáctenos